¿Qué es la Marea roja?


" La marea roja comienza cuando las personas desempleadas nos damos cuenta que nuestra situación no es temporal y tampoco lo es nuestra marginación.
Cuando percibimos que si nos movemos algo puede cambiar. Cuando nos damos cuenta que somos muchas y no tenemos nada que perder.
Cuando asumimos que tenemos mucho tiempo para actuar y ha llegado la hora de salir a escena. Que tiemble el sistema, pues la Marea roja a iniciado su marcha."

viernes, 2 de octubre de 2015

Debate público sobre municipalismo y participación ciudadana 1

Hace unos meses una serie de colectivos, entre los que nos encontrábamos la gente de la Marea roja Alacant, decidimos plantear un encuentro con los nuevos gestores del municipio surgidos de las elecciones del àsado mes de mayo (un tripartito formado por PSOE, Guanyar y Compromis) para poner sobre la mesa el tema de la participación y los corsés que los poderes públicos imponen a la misma.

La política, los colectivos convocantes,  la concebimos como un acto ciudadano no como una profesión. Consideramos que ha llegado el momento de democratizar la política, tantos años secuestrada en manos de los intereses de clase y de género. 

Empecemos por la política más cercana, la política municipal, creemos cauces de participación abiertos, flexibles, al alcance de cualquier persona, grupo o comunidad. Para ello este sábado 3 de octubre a las 18 horas en la plaza de la muntanyeta hemos convocado al nuevo equipo de gobierno municipal para iniciar este proceso. Queremos debatir con lxs concejalxs una nueva forma de actuar en política, de participar, de proponer y de decidir entre todas las personas que habitan esta ciudad

¿te apuntas?


Manifiesto 

La participación en los asuntos públicos es muy baja, en general la ciudadanía ve como algo ajeno la necesidad de participar en la toma de decisiones políticas. La cultura asumida es la de delegar. Venimos de un pasado donde la participación no era bien vista. De aquella dictadura pasamos a una "dictablanda" que ha basado la participación, en los 36 años de vida de los ayuntamientos llamados democráticos, en depositar la papeleta del voto una vez cada cuatro años, o en el mejor de los casos la creación de buzones de sugerencias o órganos de participación encorsetados con nula capacidad de decisión. La democracia se ha igualado a este tipo de ejercicios de sumisión. Muchas personas nos preguntamos si ésta es la democracia que querían los que han dado todo para conseguirla.

La vida política en el estado español carece de elementos participativos que hagan al ciudadano sentirse responsable y cómplice de la gestión de lo público y de lo común. En una época de crisis como la actual es cuando más se agudiza esta falta de vinculación entre los ciudadanos y quienes dirigen el país.

Los colectivos que hemos organizado este encuentro creemos en la participación, en la necesaria descentralización de la toma de decisiones, sobre todo de aquellos aspectos que más de cerca afectan a la ciudadanía. Creemos, en definitiva, en una participación a través de estructuras abiertas, donde la ciudadanía tenga capacidad de proponer, de debatir, de evaluar y de decidir. Aprendiendo así, en la práctica, el concepto de democracia.

Sabemos que -en ausencia de experiencias previas- es un proceso complejo, no falto de dificultades, del que conocemos poco porque nunca se nos brindó la oportunidad de experimentarlo, pero al que podemos aportar mucho. Aportar a un proceso que genere la posibilidad de solucionar los problemas que nos atañen. Y de ese proceso queremos hablar hoy aquí.

Conocemos que el actual equipo de gobierno municipal está preparando un proyecto de participación ciudadana. Valoramos dicho proyecto de forma muy positiva, como un proceso que abre oportunidades para la mejora de nuestras condiciones de vida y para el empoderamiento colectivo. Y lo esperamos como una propuesta para abrir un debate sobre las formas y los mecanismos de participación.

Un debate, no solo en esta plaza sino en todas las plazas de esta ciudad, del que pueda surgir el proyecto definitivo que acabe con su aprobación mediante una consulta popular. Un proyecto que tenga la transparencia y participación ciudadana como los pilares de un buen gobierno, ese gobierno que consiste en mandar obedeciendo.

La elaboración de este proyecto no debe distraer de la solución de situaciones urgentes que los colectivos sociales que firman este manifiesto reivindican, algunas de las cuales podrían ser planteadas al final de este acto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario