¿Qué es la Marea roja?


" La marea roja comienza cuando las personas desempleadas nos damos cuenta que nuestra situación no es temporal y tampoco lo es nuestra marginación.
Cuando percibimos que si nos movemos algo puede cambiar. Cuando nos damos cuenta que somos muchas y no tenemos nada que perder.
Cuando asumimos que tenemos mucho tiempo para actuar y ha llegado la hora de salir a escena. Que tiemble el sistema, pues la Marea roja a iniciado su marcha."

viernes, 21 de junio de 2019

La SAREB y los alquileres sociales. Crónica de un desahucio


José María Sas, “TinTín”, es un compañero del Punto de Información y fue desahuciado el pasado 28 de mayo de la vivienda que venía ocupando desde hacía 3 años. TinTín lleva 11 años desempleado y sus únicos ingresos son los 430 euros del subsidio de mayor de 52 años. Hace 8 años que espera un alquiler social del EIGE o del Patronato Municipal de la vivienda, pero como miles de personas en Alacant sabe que éste no llegará...
En 2016, junto con otras compas del Stop Desahucios-Obra social ocupó un edificio inhabitado (un edificio que unos años antes había comprado la SAREB a un banco rescatado), situado en la calle Díaz Moreu 50, del barrio de San Antón, un barrio obrero cercano al centro que desde hace bastante tiempo sufre el abandono institucional y la gentrificación.

Y, qué es la SAREB?

La SAREB es una entidad semipública (el 45% de su capital, que en su creación ascendía a 1.200 millones de euros, es del FROB, o sea del estado), se creó en noviembre de 2012 para ayudar a las entidades bancarias que arrastraban problemas por su excesiva exposición al ladrillo. Es una gigantesca inmobiliaria, conocida como el banco malo, que con ayudas públicas, es decir de todas nosotras, compra a los bancos los activos tóxicos ligados al sector inmobiliario.
Tras su creación compró, a aquellos que desahuciaban a la gente sencilla, activos por valor de 50.781 millones de euros con créditos avalados por el estado, de los que el 80% eran activos financieros y el 20% activos inmobiliarios, compuestos estos últimos por 107.000 inmuebles, de los cuales casi la mitad eran viviendas.
Según ellos, trabajan para mejorar la economía española, de forma que repercuta favorablemente en el conjunto de la sociedad y sus valores son la integridad, la transparencia y el compromiso cívico bajo estándares éticos y con criterios socialmente responsables.
Tras el levantamiento de la suspensión de algunos artículos de la Ley 24/2015 del parlamento catalán, y haciendo un traslado de dicha ley al resto del estado, queremos recordarle a la SAREB, que está obligada (en Catalunya por ley y en el resto del estado por la ética y los criterios socialmente responsables que dice defender), como gran tenedora de inmuebles, a ofrecer un alquiler social a las personas que su derecho a la vivienda está siendo vulnerado. Y decimos ALQUILER SOCIAL y no lo que está haciendo. Y por qué lo decimos?
  • Porque es una vergüenza que, de las más de 50.000 viviendas que adquirió con dinero público, destine tan solo 4.000 para alquiler social, de las que más de 1.600 han sido rechazadas por comunidades y ayuntamientos por el alto coste que suponía lograr unas condiciones mínimas de habitabilidad para las mismas, en algunos casos lo ofrecido eran sótanos sin luz natural ni ventilación.
  • Porque sigue siendo una vergüenza que el convenio de alquiler social no contemplé el traspaso de la propiedad a los ayuntamientos y CC.AA., solo plantea su cesión por cuatro años, más otros cuatro de prorroga, pero haciéndose cargo estos organismos del 50% de los arreglos necesarios para su habitabilidad. Qué parque de vivienda social se puede crear con una cesión temporal?
  • Y porque es aún más vergonzoso, que mientras desahucia a personas como TinTín, personas que necesitan el techo que han ocupado, la SAREB venda viviendas a grandes inmobiliarias por debajo del precio que abonó por ellas, acumulando pérdidas que pagaremos nosotras. En 2016 vendió 14.000 inmuebles, la mayoría por debajo de su precio de compra, lo que le generó un beneficio de 664 millones, incapaz de cubrir los gastos de la empresa en ese año: 683 millones de gestión de la empresa y 558 millones de los intereses del crédito que también nosotras, a través del gobierno, avalamos para su puesta en marcha.
Sabemos que no tardaremos en volver a vernos ante la puerta del edificio donde se halla el piso del que TinTin fue expulsado, ya que otros habitantes del mismo esperan su desahucio. La intención de la Sareb es desalojarlo para completo para venderlo, quizás también perdiendo dinero, a alguna inmobiliaria que se dedique a la gestión de pisos turísticos.


¡¡¡No más especulación, ni negocios 
a costa de los derechos sociales!!!

¡¡¡Si medidas urgentes y reales 
para los ciudadanos y ciudadanas que sufren 
una situación igual o similar a la de Tintín!!!

¡¡¡Ni gente sin casas, ni casas sin gente!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario